Tweets and Coffee

Mi estado natural es de permanente somnolencia. La frase que más escucho a diario, desde que tengo 5 años, es “¡DESPIÉRTATE, POR DIOS!” La otra es “estás pálida”. Y la tercera no es una frase en el sentido estricto gramatical, sino una expresión, una frase facial que me indica algo así como “me voy a reír de tu chiste porque pareces necesitarlo”.

En fin, lo de la somnolencia ha sido relativamente fácil de combatir con el café. Pero de la cura a la adicción hay menos de 12 pasos. Y no me di cuenta de que me había vuelto adicta al café hasta que una tarde, durante los ensayos y producción de Alguien Voló Sobre el Nido del Cucú, para saber si debía pedirme un espresso sencillo o doble en Sweet and Coffee, me tomé el pulso. 98. Mi socio, Jaime, al verme con el dedo índice y medio sobre la carótida, me dijo “¡Qué haces! ¡Pareces junkie!” Me pedí el espresso ideal. Esa no era la respuesta ideal. Pero soy junkie, pues.

Desayuno de campeones. En el carro. Mientras peleas con el bus de al lado.
Desayuno de campeones. En el carro. Mientras peleas con el bus de al lado.

Mi dealer favorito es Sweet and Coffee por miles de razones. Nos conocemos desde que nació. Ya sé qué esperar de él. Está en todos lados y satisface no solo la necesidad de tomar café, sino de, obviamente, comer dulces. Pero sobre todo, la de escribir. Cuando las personas se reúnen a tomar café en un lugar es porque tienen cosas que contarse. O porque están esperando algo, haciendo tiempo, haciendo nada, y es ahí cuando las historias se cuentan solas. Mejor dicho, no se cuentan: están allí. Y si tengo una adicción más fuerte que la del café es la de atender esas historias no como quien oye consejos o chismes, sino como quien consume las ficciones ajenas como si fueran oxígeno.

He recopilado en Spotify mis “observaciones etnográficas” en los distintos Sweet and Coffee de la ciudad. Poco a poco iré alimentando esta base de datos mientras mi arteria y pulmones sigan funcionando bajo los mínimos estándares del cliché que les exijo.

Antes que nada, hoy me topé con esta sorpresa. ¡Gracias!

Anuncios

Penny for your thoughts

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s