Pinocho en Latinoamérica en los 70s y 80s

Durante el livetweet de anoche de la película Hugo, algunas personas coincidieron en el aburrimiento y otras, me hicieron algunas sugerencias.

Precisamente el lunes, en Daemon, sometí a mis compañeros a escuchar ambas canciones. Algunos cantamos. Sé que éstas no pueden ser parte de la trama ni del planteamiento estético ni de la propuesta musical; es solo que a mí me sirven para ubicar a Pinocho en nuestra cultura más allá de las versiones que se hagan para cine o televisión y observar qué queda de él en la memoria colectiva: el muñeco de madera; el niño mentiroso… ¿Qué más es Pinocho? ¿Cómo se recrea el arquetipo, cómo se construye el mito? Se habla de Pinocho en partes. La nariz, el corazón. Una sobra; el otro, falta.

La canción a la que se refiere Rafael es “Pinocho”, conocida también como “El hospital de muñecos”, de Luis Aguilé. En esta emotiva ronda infantil, Pinocho llega herido y moribundo al viejo hospital de muñecos en donde, después de varios intentos, los médicos no pueden revivirlo. Finalmente, llega el Hada Azul y lo salva poniéndole un corazón de fantasía. Y Pinocho sonriendo despertó.

 

La canción de Tiko Tiko no tiene nada que ver con la historia del muñeco. El nombre de éste solo sirve como advertencia a los niños para que no mientan o les crecerá la nariz. Una amenaza cantada alegremente.

Anuncios

Penny for your thoughts

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s