Pinocho y los géneros literarios

the-empire-strikes-back-luke-skywalker-and-yoda
Pinocho y Pepe Grillo. Bueno, casi.

Una dificultad que encontré desde el inicio de este proceso es la del género narrativo que tendrá la versión que llevaremos a escena.

El asunto es que la novela Las Aventuras de Pinocho fue escrita por entregas, y aún no tengo claro si pertenece al género de la picaresca o la novela de aventuras. El autor, Carlo Collodi, al parecer no quería mucho a los niños y su idea del niño modelo es la de una criatura imposible, obediente y sacrificada que renuncia a toda posibilidad de alegría en su propia vida para atender a los adultos. En serio. Uno lee y es bastante siniestro el asunto, definitivamente más cercano a esa serie japonesa que a la versión de Disney.

Por lo tanto, para hacer significativo el cambio de Pinocho, hay que cambiar de género literario, pues la novela de aventuras no intenta mostrar una evolución del personaje, sino sus desventuras durante el periplo que lo llevará, si tiene suerte, de regreso a casa o a donde sea que el personaje intentaba llegar. Pero en ese género, el viaje es el protagonista, no el personaje.

En los noventa minutos que dura una obra de teatro para adultos y niños, no nos podemos enfocar en las aventuras de Pinocho porque no tendría sentido estar allí sentados mientras el muñeco va de un lado para otro y se accidenta o es engañado o aconsejado por animales parlantes. Carlo Collodi mata al muñeco en su novela original, pero los pequeños lectores del diario donde ésta se publicaba le escribieron para pedirle que lo regresara a la vida. Entonces, a partir de ese capítulo la novela cambia del género de aventuras a algo que se parece a la comedia con redención al final.

Pienso que, para hacer significativa la historia del muñeco hay que recurrir al bildungsroman. El ajuste de género no cambia los hechos: Pinocho empieza como un niño que no sabe muy bien lo que es, que no entiende de amor ni de amistad, que no es leal, que miente y  vagabundea; pero que, finalmente, encuentra un objetivo en su camino: salvar a su padre. Y entonces, se redime. Lo interesante es que sí se pueden extraer esos hechos y aislarlos del imperativo moral de Collodi para contar la historia de la transformación significativa y definitiva del personaje. Pinocho, al final, salva a Gepetto guiado por su deseo profundo de devolverle a su padre la vida que le dio, y con eso viene de la mano el hecho de que Pinocho ha comprendido lo que es estar vivo y el valor de la vida, antes siquiera de que el Hada lo transforme en un “niño de verdad”. Su sacrificio, por lo tanto, no es una retribución obligatoria o equitativa (vida por vida), sino una decisión urgente y llena de compasión. Eso, para mí, es lo hermoso del relato de Pinocho.

Anuncios

2 comentarios sobre “Pinocho y los géneros literarios

Penny for your thoughts

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s